Av. Presidente Antonio Guzmán (Privada) / Esquina Miguel Angel Monclús 169. Mirador Norte, Santo Domingo, DN.

 

Teléfono: (1) (809) 534-0880 / (809) 531-0104

Fax: (1) (809) 531-8018

© 2017 Asociación Odontológica Dominicana. Todos los Derechos Reservados.

Diseño Web: Ingenio Comunicaciones

La terapia con ozono en odontología

Este artículo describe brevemente el descubrimiento del ozono y sus aplicaciones terapéuticas en odontología.

 

El ozono, derivado alotrópico del oxígeno que contiene tres átomos de oxígeno, fue identificado por primera vez en 1785 por el físico holandés Mak Van Marumom. En 1840, el profesor de la universidad de Basilea Cristian Frederick Schonbein comprobó que la molécula del oxígeno cambiaba al estar expuesta a electricidad, formando un gas de olor particular al cual denominó ozono (de la palabra griega οσμή, "olor"). En investigaciones posteriores, Schonbein detectó por primera vez la capacidad del ozono para unirse con sustratos biológicos en las posiciones correspondientes a los enlaces dobles.

 

En 1857, Verner Von Siemens construyó el primer aparato de ozonización, que fue empleado en una planta purificadora de agua potable. Posteriormente, en 1896, Nicola Tesla patentó un generador de ozono, hecho que es considerado como el inicio de la ozonoterapia como tal.

 

Siendo una sustancia con claras propiedades medicinales, el ozono logró muy pronto un grado muy amplio de aceptación entre la comunidad médica y científica.

 

En 2005, el británico Edward Lynch publica el libro "Ozone: The Revolution in Dentistry", que revolucionó la forma de utilizar el ozono en la consulta odontológica. Originalmente, la principal aplicación del ozono fue la prevención y remineralización de las piezas dentarias, tanto en niños como en adultos, la cual fue ampliándose a diferentes especialidades con gran éxito. Hoy día se utiliza en odontopediatría, periodoncia, operatoria, cirugía, bioesterilización, endodoncia y terapias estéticas, como un complemento a tratamientos de base.

 

Cuba, Rusia, Alemania, Italia y otros países europeos están a la vanguardia de la utilización del ozono en medicina, y han hecho grandes adelantos con esta terapia1.

 

Propiedades físicas y químicas El ozono es un gas inestable de color azulado compuesto por 3 átomos de oxígeno que se percibe a bajas concentraciones (98,16 µg/m3 - 19,63 µg/m3) (Figura 1). Debido a esta inestabilidad (se descompone en oxígeno a 20°C en 40 min), su velocidad de descomposición se aproxima a los 105-106 mol/s, por lo que no puede almacenarse y debe ser utilizado en el momento. Estas características le permiten una mayor solubilidad en agua (es 12,5 veces más soluble que el oxígeno). Y es el tercer oxidante natural más potente después del flúor.

 

El ozono se puede producir por tres fuentes fundamentales de energía: electrólisis química, descargas eléctricas, y radiaciones de luz UV, de las cuales en las ciencias médicas la más común es la descarga eléctrica en corona (producción de una descarga en un campo saturado de O2 desde 4000 V a 14000 V, una simulación de un relámpago)2.

 

Consideraciones clínicas

En medicina se utiliza una mezcla de oxígeno y ozono denominada ozono médico. En ésta, el ozono (O3) se encuentra presente en concentraciones (1 a 50 µg/ml de oxígeno) 30 veces inferiores al usado industrialmente.

 

Hay que aclarar que el ozono en concentraciones no médicas tiene un alto potencial tóxico, por lo que sólo debe ser utilizado con equipamiento que utilice concentraciones médicas.

 

El ozono genera en el organismo diferentes sustancias que, al reaccionar con fosfolípidos de membrana, forman ozónidos, aldehídos, peróxidos y peróxido de hidrógeno (H2O2). Interactúa con sustancias con dobles enlaces presentes en células, fluidos o tejidos, aunque puede reaccionar con moléculas de ADN y restos cisteínicos de las proteínas. En concentraciones adecuadas puede actuar en diferentes procesos. Actúa mejorando el metabolismo del oxígeno, interviene en la regulación de autacoides, es un regulador metabólico, tiene un efecto antimicrobiano de amplio espectro, es modulador inmunológico y regulador del estrés oxidativo3 (Figura 2).

 

Los efectos del ozono sobre el metabolismo del oxígeno pueden explicarse a partir de su acción promotora de:

 

1) Cambios en las propiedades reológicas de la sangre

2) Aumento en la velocidad de glicólisis del eritrocito1,3,4

 

Los cambios reológicos son consecuencia de sus efectos en a) la reversión de la agregación eritrocitaria de las enfermedades arteriales oclusivas (mejora las cargas eléctricas transmembrana y los valores de ATP tisular); b) incrementa la flexibilidad y plasticidad eritrocitaria, y c) favorece el transporte y entrega de oxígeno tisular3,4.

 

Además, actúa en la liberación de autacoides, sustancias formadas metabólicamente por un grupo de células que alteran la función de otras células a nivel local.

 

El ozono es un regulador metabólico que modula los indicadores metabólicos a rangos normales. Dentro de estos indicadores se encuentran: glucosa, creatinina, hemoglobina, hematocrito, proteínas totales, LDH, colesterol, triglicéridos, lipoproteínas, enzimas hepáticas, bilirrubina, ácido úrico, ácido láctico y calcio.

 

Acción antimicrobiana: actúa sobre virus, bacterias y hongos. Su acción bactericida se debe a que provoca la destrucción de la membrana de la célula bacteriana por procesos oxidativos. Los virus no son destruidos como las bacterias, sino por la inactivación de sus receptores en la superficie viral. El mecanismo de reproducción viral se interrumpe a nivel de la primera fase de invasión celular. En cuanto a su acción antifúngica, ataca los dobles enlaces de la membrana fosfolipídica de los hongos, generando su destrucción3,5,6,7,8 (Figura 3). Es un modulador inmunológico que, según las dosis y formas de aplicación, es capaz de estimular las defensas inmunológicas tanto celulares como humorales en pacientes con inmunodepresión, o de modular las reacciones inmunológicas exacerbadas, que producen las llamadas enfermedades autoinmunes.

 

Regula el estrés oxidativo, siendo el único medio conocido capaz de estimular todas las enzimas celulares antioxidantes que se encargan de eliminar del organismo los radicales libres y otros oxidantes peligrosos3,4,9,10,11.

 

El ozono en odontología

Las limitaciones de la utilización del ozono en la cavidad bucal han sido superadas. Actualmente existen sistemas (Figura 4) que permiten la administración del ozono en forma segura utilizando concentraciones de rango médico, cubetas para trabajar en toda la arcada e insertos para administrar el ozono en diferentes situaciones de la terapéutica odontológica12-16.

 

Es importante tener en cuenta que el ozono no elimina las terapéuticas probadas clínicamente, sino que las complementa, potenciando los tratamientos con las ventajas a nivel local y sistémico mencionadas anteriormente.

 

Como coadyuvante odontología, el ozono puede ser utilizado en forma de gas (sistema de campana, insuflación, cubetas personalizadas), en forma de agua ozonizada y en aceites o cremas ozonizadas. Brevemente describimos algunas situaciones clínicas en las que puede ser utilizado13,15-22:

 

Cariología: la actividad antimicrobiana del ozono permite eliminar microorganismos en superficie, además de generar una superficie más apta para la colocación de sustancias fluoradas.

 

Endodoncia: se utiliza para la desinfección de conductos radiculares en forma de agua ozonizada y gas. Como gas, aplicado directamente en el conducto; como agua o aceites ozonizados para realizar lavajes dentro de los conductos. Una de sus ventajas es que disminuye la posibilidad de decoloración de la pieza por la oxidación de material orgánico remanente en los conductillos dentinarios. Permite igualmente una mayor seguridad en el lavaje y tratamiento de los conductos, evitando que ingresen sustancias tóxicas y/o microorganismos al ápice o lo sobrepasen. Los mecanismos de reparación propuestos en las endodoncias son:

 

Disminución de los microorganismos en el espacio biológico y zona ápico-periapical

 

Inducción de la reparación ósea

 

Existen también estudios que proponen la utilización de sistemas de cavitación ultrasónica con agua ozonizada, en los que se obtienen excelentes resultados en la desinfección de conductos. Por otra parte, si se sigue la técnica endodóntica tradicional, se puede utilizar el ozono como un sistema de inhibición de NaCl, ya que este último reacciona rápidamente con el ozono.

 

Periodoncia: la capacidad antimicrobiana y antiinflamatoria del ozono son dos de sus grandes ventajas. Además, disminuye el sangrado, mejorando las condiciones del tratamiento periodontal. En forma de gas se pueden utilizar cubetas e insuflación directa en la bolsa periodontal. También para lavajes con agua ozonizada y aplicación de aceite ozonizado durante el tratamiento.

 

Ortodoncia: se sugiere su utilización para la cementación de los brackets, ya que mejora la adhesión al aumentar la energía superficial del esmalte. Puede utilizarse en forma gaseosa con cubetas durante el tratamiento para mejorar los aspectos periodontales y gingivales.

 

Desinfección de superficies y esterilización: su capacidad bactericida, virucida y fungicida lo hace un medio eficaz para la desinfección de superficies en el consultorio. Se utiliza en forma de agua ozonizada y su ventaja radica en que no forma subproductos, no tiene olor y su costo no es elevado. Se utiliza para esterilizar instrumental, pero debe tenerse en cuenta que los instrumentos deben ser de acero inoxidable, dada la capacidad oxidante del ozono.

 

Hipersensibilidad: el ozono tiene capacidad analgésica y antiinflamatoria y es muy eficiente como inhibidor de la sensibilidad primaria combinado con un tratamiento desensibilizante.Adhesión: el ozono no inhibe la adhesión en su aplicación previa a las técnicas adhesivas modernas, por lo que puede ser utilizado previamente a su empleo.

 

Terapias de rejuvenecimiento: el ozono activa las acciones antioxidantes de los tejidos circundantes de la boca, por lo que puede utilizarse para activar el plasma rico en plaquetas (PRP). En estas terapias no quirúrgicas se logran resultados efectivos con mínimo malestar. Funciona bien independientemente de otras terapias rejuvenecedoras, pero aplicado de forma combinada complementa y potencia sus acciones en el organismo, logrando un rejuvenecimiento biológico del sistema estomatognático.

 

Los procedimientos de blanqueamiento o aclaramiento dentario se discuten en otro artículo de este número.

 

Si desea información sobre el ozono, contacte a GO3 Advance, que ofrece cursos para odontólogos y médicos.

 

Recursos• centroozonoterapia@gmail.com

Please reload

Recomendamos

Boletín de la Federación Odontológica Colombiana

January 6, 2018

1/6
Please reload

Archivo de publicaciones
Please reload

Síguenos en Facebook y Twitter
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic